APERTURA, SOCIEDAD PSICOANALÍTICA
(Buenos Aires – La Plata – Salta)

PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS
2010

INTRODUCCIÓN

Apertura, como sociedad psicoanalítica, se propone articular y desarrollar los conceptos fundamentales del psicoanálisis lacaniano bajo la modalidad de un Programa de investigación en psicoanálisis fundado a partir de las siguientes premisas:

  1. Entendemos que el psicoanálisis es una teoría con espíritu científico que se organiza a partir de ciertos principios epistemológicos y que, en tanto teoría, está configurado por conceptos racionalmente argumentables y articulados entre sí, no pudiendo valorarse ninguno de ellos de forma autónoma.
  2. Elegimos la interrogación y la argumentación lógica como herramientas indispensables para acceder al saber específico de nuestra práctica. No aceptamos argumentos dogmáticos. Tampoco aceptamos argumentos ad-hominem (basados en el prestigio de la persona que los sostiene).
  3. Consideramos la elaboración teórica como fundamental en la producción de saber. Los conceptos con los que operamos no provienen de la realidad: son sistemas de ideas no extraídos de ninguna experiencia sino de una elaboración conceptual que constituye el campo del saber.
  4. Consideramos que la teoría psicoanalítica concebida por Jaques Lacan es diferente y, en ocasiones, de sentido opuesto a la propuesta por Sigmund Freud. Consecuentemente, intentamos preservar lo polémico, novedoso y/o subversivo de la obra de Lacan.
  5. Practicamos -acorde al estilo de la enseñanza de Lacan y por convicción propia- la “interterritorialidad” del psicoanálisis con otras disciplinas afines, como la matemática, la lógica, la filosofía, la física, el análisis de discurso, la lingüística, la antropología, la historia, entre otras.

Los participantes de esta convocatoria consideramos este Programa de investigación en psicoanálisis como un modo alternativo al modelo impuesto en nuestro medio en el que un maestro enseña a sus alumnos; porque nuestro proceder está sostenido en las siguientes consideraciones:

A)   El trabajo es de un conjunto de investigadores -inclusive de distintas áreas, disciplinas o investigaciones-, con trayectorias e intereses personales diferentes, que pueden vincularse en torno al Programa. Tenemos como referencia propuestas semejantes que se consolidaron en diferentes campos disciplinares, como ser:

  1. Programa de J. Lacan:
    • El programa que se traza para nosotros es entonces saber cómo un lenguaje formal determina al sujeto.
      Pero el interés de semejante programa no es simple: puesto que supone que un sujeto no lo cumplirá sino poniendo algo de su parte.[1]
  2. Programa de Erlangen
  3. Circulo de Viena
  4. Programa de Hilbert
  5. Grupo Bourbaki

B)  Tener como objetivo intercambiar ideas y conceptos, e interrogar las determinaciones que éstos operan en cada una de nuestras prácticas, en un espacio de trabajo compartido que no implique la coincidencia en todos los tópicos.

C) Desarrollar o ampliar las consecuencias de aceptar este núcleo de principios básicos para ser aplicados a sus respectivas áreas, disciplinas o investigaciones, con especial interés en cómo determina la clínica del psicoanalista.

D) Fundar nuevas formas de pensar y concebir cuestiones fundamentales de nuestras prácticas, en oposición racional y específica a otras teorías y prácticas vigentes por tradición.

E)  Elegir como modelo epistemológico la propuesta de Imre Lakatos en La metodología de los programas de investigación científica.

 

FUNDAMENTOS EPISTEMOLOGICOS

Siguiendo a Imre Lakatos, consideramos que las teorías científicas constituyen estructuras constituidas por:

1) Núcleo central

Es una estructura conceptual constituida por supuestos básicos -hipótesis teóricas generales-, establecidos por decisión metodológica de los protagonistas, y que tiene los siguientes atributos:

a)  no es falsable: no está sujeta a la consideración de su verificación experimental,

b)  es convencional,

c)   deja establecidos componentes irrefutables,

d)  es de carácter metafísico, en tanto que no se apoya en hechos fácticos.

 El núcleo central de este Programa de investigación en psicoanálisis será designado como CONCEPTOS FUNDAMENTALES.

2) Cinturón protector

Es el conjunto de hipótesis auxiliares que configuran los supuestos complementarios, cuya función básica es consolidar y sostener los conceptos fundamentales del programa. En nuestro contexto, lo llamaremos CONCEPTOS ARTICULADOS.

3) Principales operadores epistemológicos

a)  Consideramos heurística a la capacidad de un sistema para realizar y favorecer sus innovaciones; ésta se presenta bajo dos formas, una positiva y otra negativa:

i.      Heurística positiva: constituye las líneas principales del programa sobre las que se trabaja para el establecimiento de desarrollos nuevos. Configura los “modelos” que corresponden a las perspectivas principales del programa.

ii.      Heurística negativa: constituye la estructura racional que opera para consolidar y sostener los supuestos básicos subyacentes al programa durante su desarrollo, partiendo de la premisa que indica que el núcleo central (conceptos fundamentales) es irrefutable a priori y por decisión metodológica.

b)  Resulta pertinente, a los fines de establecer la perspectiva científica que nos orienta, mencionar la diferencia establecida por Lakatos entre una pseudociencia y una ciencia en tanto tal:

i.   Pseudociencia: se caracteriza por una heurística regresiva, en tanto sólo evoluciona intentando justificarse “hacia atrás”, tendiendo a consolidarse como dogma y, por lo tanto, aumentando el número de hipótesis auxiliares para oponerse a las objeciones que se le planteen. Los principales ejemplos propuestos por Lakatos son el marxismo y el freudismo.

ii.   Ciencia: debe realizarse en una heurística progresiva, descubrir fenómenos nuevos, que serán inesperados y sorprendentes. En nuestro caso, los avances serán teóricos y, sólo en consecuencia, clínicos.

c)     Se considera que no es posible dirimir conjeturas especulativas teóricas -en tanto universales- a partir de refutaciones empíricas -en tanto particulares. Respecto de las teorías, no hay refutación empírica posible: sólo hay teorías que los practicantes consideran mejores.

4) Referencias bibliográficas

Para la composición y elaboración epistémica del programa hemos considerado las referencias epistemológicas de los siguientes textos:

–    La metodología de los programas de investigación científica, Imre Lakatos

–    ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?, Alan Chalmers

–    La ciencia y cómo se elabora, Alan Chalmers

–    Gödel. Paradoja y vida, Rebecca Goldstein

Para el estudio de los problemas epistemológicos fueron utilizados, además del ya citado Imre Lakatos, los siguientes autores:

–          Bachelard, Gaston

–          Bunge, Mario

–          Feyerabend, Paul K.

–          Kuhn, Thomas S.

–          Klimovsky, Gregorio

–          Koyré, Alexandre

–          Meyerson, Émile

–          Popper, Karl R.

 

PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS

La propuesta de este programa tiene como objetivo contribuir al desarrollo de los argumentos del “psicoanálisis por venir” que proponemos y permitir así superar las aporías de la actual tendencia poslacaniana.

CONCEPTOS FUNDAMENTALES

A continuación, se presentan los supuestos básicos (hipótesis teóricas generales) que hemos establecido (por decisión arbitraria y metodológica) como núcleo conceptual fundamental de este Programa.

En el siguiente esquema figuran, en la primera columna, el diagnóstico cultural y “epocal” de las causas del sufrimiento con el que debe operar el psicoanálisis. En la segunda, lo que establecemos como la corriente de la posición hegemónica de los psicoanalistas poslacanianos y en la tercera y cuarta, nuestra posición y su álgebra.

 

Diagnóstico de las tendencias que operan como causas del sufrimiento que enfrenta el psicoanálisis:

 

 

Posicionamiento del lacanismo

(igual orientación que la tendencia causal diagnosticada):

 

Posición de Apertura

(inversa a las dos anteriores):

 

Álgebra

articulada:

 

Topología

asociada:

 

Práctica del analista:

flecha2

flecha2

flecha1

   1   

Individualismo:

(extrema acentuación de la concepción del sujeto como individuo aislado)

Afirma que no hay Otro, no hay lazo, sólo hay Uno (entienden a la sociedad como 1+1+1+…) Partimos de considerar siempre al sujeto en inmixión de Otredad, en lazo social y en función de Ça parle y Ça pense (Eso habla y Eso piensa). El propio mensaje se recibe en forma invertida desde el Otro/otro  otroA 2 toros entrelaza-dos Clínica en transferencia: el sujeto no es ni el analizante ni el analista
2

Biologización:

(es el cuerpo biológico y sus fenómenos lo que funciona como lo más auténtico de cada uno)

Cree que la pulsión y el goce se caracterizan por la sustancia viva del cuerpo biológico del individuo Fundamos la clínica psicoanalítica en torno al agujero de la béance (oquedad) del inconsciente estructurado como un lenguaje donde existe el parlêtre, lo que establece una espacialidad con dimensiones del dicho  s Banda de Möbius En psicoanálisis se trata de saber y de verdad (siempre medio dichos)
3

Nihilismo:

(no existen verdaderamente valores o sentidos trascendentes más allá de las satisfacciones corporales individuales)

Orienta la práctica hacia el sinsentido, entendido como que nada posee un valor más allá de lo inmediatamente satisfactorio o mortífero Postulamos a la creación ex-nihilo del objeto a como aquello a lo que entorna la cura y que es su fin específico, que inscribe la dimensión del valor particular (no singular) en cada caso

Objeto a

Cross-cap Hay acto posible que subvierte el estado de cosas
4

Tiempo presente:

(el tiempo es considerado lineal y se valoriza al máximo la experiencia vivencial presente e inmediata)

Supone que el acontecimiento actual del cuerpo biológico es el tiempo auténtico Sostenemos al ”futuro anterior” y al tiempo circular como la verdadera temporalidad del inconsciente y la práctica del analista  ss Agujero bidimensional Puesta en duda de todo lo presente
5

Materialismo Ingenuo (epistemología):

(lo real es la sustancia tridimensional  visible y tangible)

Conjetura que siempre es primera la experiencia de la sustancia y luego se piensa en ella. Así: 1º la vivencia, 2º la representación y 3º lo inefable (lo que de la vivencia no pasa a la representación) Lalengua, el Otro y el % siempre ya están allí antes de todo fenómeno del sujeto; rechazamos al ser de la ontología (el ser es y el no ser no es). Sostenemos el  materialismo significante, la insubstancia, la contra naturaleza y la antifilosofía

S1 S2

Botella de Klein Posición ética: el psicoanalista no sabe y en especial no sabe por su experiencia
6

Energía:

(es lo que inviste a la sustancia y hace que se mueva hacia o contra otra sustancia)

Postula que la pulsión de muerte, la libido y el goce se originan en la sustancia viva Sustituimos a la energía biológica por el valor y lo entendemos en una economía política, en la cual los valores se establecen en función de la lengua, la historia, lo social y lalengua. La energía surge de la articulación significante y el lazo discursivo  ja Corte La pulsión es el eco en el cuerpo del hecho que hay un decir que lo afecta

 

Proponemos que Sigmund Freud creó un nuevo tipo de lazo social, el psicoanálisis, con el dispositivo correspondiente que permitió operar con el sufrimiento occidental moderno causado por: I+ II+ III+ IV, pero que su teoría requiere de una nueva operatoria para coincidir con su creación, ésta es la realizada por J. Lacan.

Ante el diagnóstico que realizamos del actual poslacanismo, donde se tiende a considerar al psicoanálisis como una ilusión, oponemos un posicionamiento apriorístico que sostiene que hay acto analítico capaz de operar sobre el sufrimiento y que posee la potencia de crear un sujeto nuevo.

CONCEPTOS ARTICULADOS

Tal como se anticipó, los conceptos articulados corresponden al apartado del Programa de investigación en psicoanálisis en el que se postula el conjunto de hipótesis auxiliares que configuran los supuestos complementarios de los conceptos fundamentales.

Se organizan en torno de los siguientes ejes:

a) Del Otro-A (%)

b) Del Sujeto ($)

c) Del objeto a y del deseo.

d) Del significante, la cadena, el inconsciente y la oquedad.

e) Del cuerpo, las pulsiones y el gozo.

f) Del psicoanálisis.

g) De las diferencias entre Freud y Lacan.

h) De las diferencias entre nuestra lectura de Lacan y los poslacanianos.

 a) Del Otro-A (%)

Desde la noción de estructura con la que trabajamos, la subjetividad sólo puede ser pensada a partir de la existencia del Otro. Dicho de otra manera: no hay sujeto sin Otro, ni por fuera de una relación de inmixión.

  1. Distinguimos entre Otro y A: hay diferencia entre el Otro histórico y el lugar o sitio del Otro, indicado como A, según la escritura del álgebra lacaniana.
  2. Distinguimos el padre (en tanto progenitor) del Nombre-del-Padre (que no debe ser equiparado a una persona). También distinguimos la madre biológica de la Madre (en tanto encarnadura del A). En el final del análisis, la función del Otro (A) queda establecida como (%) debido a la estructura del significante.
  3. La lógica de la constitución del sujeto se lee en dos operaciones: alienación y separación
    • Entendemos la alienación como el efecto mortífero de la dupla significante. Los efectos de la alienación son a causa del lenguaje. No confundimos alineación con simbiosis, menos aún con un fundirse o confundirse con el Otro. Su legalidad es la de la reunión de la teoría de conjuntos.
    • Entendemos separación como el rescate (del efecto mortífero del significante) por la vía del deseo del Otro, formalizado como: d(A). No confundimos separación con la idea de separarse del Otro, ni autonomizarse del Otro o lograr independencia.
    • Su legalidad es la de la intersección de la teoría de conjuntos.
  4. El Nombre-del-Padre es el concepto que sirve para concebir la articulación de la ley con el deseo, y no lo que los opone.

b) Del Sujeto ($)

  1. “Sujeto” es el tema, asunto o materia, legible entre dos instancias enunciativas. En esta lógica, el sujeto del inconsciente es una creación entre analizante y analista; y se lo considera animado por un deseo interpretable.
    Una vez especificada la lógica que sostiene que no hay sujeto sin Otro/A, es posible definir la noción de sujeto con la que opera un psicoanálisis lacaniano, distinguiéndola de cualquier asimilación a: persona (social), individuo (biológico), ciudadano (político) o cualquier entidad que se ubique en tanto unidad en sí misma.
    Lacan formaliza el sujeto en nuestra época y cultura como sujeto dividido entre saber y verdad, equiparado al corte por la línea media de una banda de Moebius.
  2. Es en este sentido que entendemos que no hay relación intersubjetiva: sujeto implica una relación -el “al menos dos”- sin que por ello haya dos sujetos; así como tampoco hay diálogo.
  3. El modelo topológico que fundamenta la estructura del vínculo/lazo entre $ y % es el de dos toros interpenetrados.
  4. A partir de esta conceptualización del sujeto, la responsabilidad subjetiva queda cuestionada como concepto psicoanalítico, en la medida que implica una contradicción con la idea de un sujeto no individual. No dejamos de estar advertidos de que en la clínica psicoanalítica de las neurosis de transferencia es fundamental un trabajo sobre los sentimientos inconscientes de culpa, aunque disentimos con la vía del poslacanismo, que es la de una responsabilización que necesariamente deviene culpabilizante.
  5. Proponemos la noción de un sujeto local: consideramos que la noción de sujeto como lo que un significante representa para otro significante, sólo opera en la práctica analítica, por el acto de elevar a significantes algunos términos del texto o material de la sesión analítica, entendido como la intertextualidad entre analizante y analista.

c) Del objeto a y del deseo

  1. Existe duelo por la pérdida del objeto verdadero.
  2. Existe acto verdadero en tanto el objeto no es metonímico.
  3. El deseo no es metonímico. Adviene cuando, por un acto de interpretación, la cadena significante se cierra en forma bucle creando un agujero que permite interpretar el objeto a en su condición particular y en relación al Otro.
  4. La repetición en psicoanálisis será considerada como repetición de la falla de las dos generaciones anteriores respecto de la articulación entre deseo y ley; por lo que no debe confundirse con el encuentro imposible de la satisfacción o del objeto.
  5. El sujeto y el objeto a son bidimensionales.
  6. El objeto a es la realización (advenimiento) del sujeto.

d) Del significante, la cadena, el inconsciente y la oquedad (béance)[2]

  1. La cadena significante posee la estructura de un bucle (curva cerrada de Jordan) que habilita la lectura del material como “anillos de un collar”.
  2. El inconsciente está estructurado como un lenguaje.
  3. El inconsciente no dirige la cura. Es el analista quien tiene la responsabilidad de hacerlo.
  4. En psicoanálisis partimos del a priori de que en el principio fue el verbo, lo que indica un evento de discurso y no la muerte o la acción. Esto desestima la ideaposlacaniana de un cuerpo biológico como sustrato preexistente a un sujeto (individuo) como ser epifenómeno.
  5. El antecedente lógico de todo sujeto es la existencia del A -tesoro, batería del significante y saber y su lógica- y del Otro -encarnado en alguien y articulado, al menos, en tres generaciones.
  6. Sostenemos una posición creacionista -creación ex nihilo– y rechazamos el evolucionismo en psicoanálisis.
  7. No consideramos la holofrase como el pegoteo de dos significantes, sino como la pérdida de la función del bucle cerrado en ¨ y ©.

e) De las pulsiones, el cuerpo y el gozo[3]

  1. Lo real para el psicoanálisis no es el cuerpo biológico (tridimensional) sino lo imposible. Consecuentemente, las ciencias que mejor orientan al psicoanálisis para abordar la noción de lo real no son la biología o la física clásica, sino la lógica.
  2. Consideramos la pulsión como el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir.
  3. Proponemos el término gozo en lugar de la traducción equívoca de “goce” por ser, esta última, sustancialista.
  4. Reafirmamos que, según Jacques Lacan, gozo no es la satisfacción de la pulsión sino la manifestación de la ley del no- todo del significante aplicada al significante mismo; cuya fundamentación encontramos en la demostración de la incompletitud de los sistemas formales (Teorema de Gödel). Lacan lo articula: jA -gozo del Otro- y j„ -gozo fálico-, imposibles de plantear en el sistema freudiano de satisfacción-insatisfacción y en el cuerpo biológico tridimensional.
  5. Rechazamos fundamentar el psicoanálisis como una energética. Nos apoyamos en la noción de una economía política para la consideración de las fuerzas que operan en el campo del sujeto y del Otro-A.
  6. Entendemos que no hay relación sexual debido a la falta de un tercer término que permita escribir la relación como una proporción lógica. Se trata de un problemalógico–formal, tal como se manifiesta en la clínica psicoanalítica y no una cuestión del acoplamiento satisfactorio o no de los cuerpos sexuados.

f) Del psicoanálisis

  1. El psicoanálisis no coincide con una fenomenología ni con el sentido común. Por estas razones, requiere de la formalización matematizada, del matema y la topología. A su vez, como su conceptualización no forma parte del sentido común, entraña siempre sorpresa.
  2. La resistencia al psicoanálisis es del analista.
  3. El acto del analista es de palabra -interpretación- no de silencio, salvo que el silencio sea lo mejor que se pueda decir en cierta circunstancia.
  4. El corte en psicoanálisis coincide con la cura del síntoma y de la neurosis, no con la interrupción precipitada de la sesión.
  5. Jerarquizamos el uso de las superficies topológicas en tanto modelos superadores de algunas elaboraciones de conceptos y nociones que consideramos fundamentales en psicoanálisis:
    • El lazo analizante-analista se concibe mediante la botella de Klein.
    • La realidad en psicoanálisis se diagnostica con la estructura del cross-cap.
    • Simbólico, imaginario y real, en psicoanálisis, sólo existen anudados, interpenetrados en forma borromea.
    • Deseo, demanda y objeto a se escriben sobre las superficies de dos toros interpenetrados.
  6. El inconsciente es planteado como una banda de Moebius, resolviéndose de este modo el problema de la doble inscripción.
  7. Concebimos el fantasma según la estructuración de una fórmula lógica que funciona como marco de la realidad -en tanto imposible- articulando cierto fading del sujeto frente al “deseo de” y con cierta condición de objeto a que adviene en el campo del Otro-A. Desde esta perspectiva, no puede entenderse como el “cristal con el que se mira el mundo”, idea que correspondería a la noción de fantasía inconsciente en la teoría de Melanie Klein.
  8. La práctica del dispositivo analítico se vincula a un trabajo lógico de interpretación de un texto debidamente formalizado.
  9. Las sesiones no deben ser cortas, sino durar lo que la interpretación del material indique y en función del estilo del analista y del sufrimiento en juego.
  10. Consideramos (en la línea que propone M. Foucault) que el honor político del psicoanálisis es el de ser una respuesta subversiva frente a la biopolítica.[4]
  11. El sujeto del inconsciente entendido como lo que un significante representa frente a otro significante, en el seno de la relación psicoanalista/psicoanalizante, sólo es practicable a condición de convertir, en significante y letra, sólo algunos términos del texto (sujeto local).
  12. Sólo se puede establecer si hubo analista en el proceso de un análisis, y como consecuencia de la cura de la neurosis de  transferencia.
  13. “No responder a la demanda” no significa destrato a los analizantes sino habilitar el más allá de la demanda, que es el campo del deseo.
  14. Respecto del psicoanálisis con niños, sostenemos que el sujeto en esa práctica no tiene edad ni le falta desarrollo. La idea de un sujeto-niño contradice la definición de sujeto que sostenemos.

g) De las diferencias  entre Freud y Lacan

  1. Las teorías de Freud y de Lacan son diferenciables, como también lo son las direcciones de la cura que se desprenden de ellas. En términos sintéticos, entendemos que para Freud se trata de un rodeo de la satisfacción pulsional orgánica respecto de la realidad; mientras que para Lacan se trata de un acto creador y realizador del sujeto.
  2. Conceptos diferenciados:
    Vorstellung ≠ significante.
    Complejo de Edipo (3 elementos) ≠ metáfora paterna (4 elementos).
    Padre (papá) ≠ Nombre-del-Padre (nadie).
    Yo – superyó – ello ≠ Simbólico, imaginario, real.
    En el origen, la muerte ≠ En el origen, el verbo.
    Inconsciente como represión de representaciones ≠ inconsciente como discurso del Otro.
    Pulsión como exigencia de trabajo del cuerpo biológico sobre lo psíquico ≠ pulsión como eco en el cuerpo del hecho que hay un decir.

h) De las diferencias entre Lacan y los poslacanianos

  1. No acordamos con el criterio “evolucionista” en psicoanálisis que establece un progreso en la enseñanza de Lacan, sancionando un  “último Lacan” como más verdadero, más real y más lacaniano.
  2. Consideramos la noción de estructura, la formalización matematizada, el matema y la topología como fundamentales para el campo del psicoanálisis e imposibles de eliminar de sus concepciones.
  3. Real: carne biológica ≠ imposible lógico.
  4. Acto: hacer algo en la escena de la realidad ≠ corte significante que crea un nuevo sujeto (tema, asunto o materia entre dos instancias enunciativas).

 


[1] Lacan, J. (2008). El seminario sobre “La carta robada”. En Escritos 1. Buenos Aires: siglo veintiuno. p. 52.

[2] Gárate I. y Marinas J. M. (2003). Lacan en español – Breviario de lectura. Madrid: Biblioteca Nueva.

[3] Gárate I. y Marinas J. M. Op. cit.

[4] Foucault, M. (1999). Historia de la sexualidad. 1- La voluntad de saber. Cap. V. México: Siglo Veintiuno.